Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com

Mundo Eva

Alejandra Stamateas: Llaves que abren puertas PDF Imprimir Correo electrónico


El mayor problema que enfrentamos las mujeres no son las puertas cerradas,  sino el encontrar las llaves correctas que abran esas puertas. ( ver entrevista de Alejandro Fantino a Alejandra Stamateas: http://www.mundoeva.com/entrevistas/15952-alejandra-stamateas-aalejandro-fantino)

Cuando en nuestra vida aparece una puerta cerrada, que parece que no podemos ingresar por ahí, que no se nos da eso que queremos, que no se abre esa puerta, el problema no es la puerta cerrada ¿cuál será el problema entonces? que no usamos la llave para abrir la puerta, y tengo que usar las llaves. Pero cuando hay una puerta cerrada nos quedamos mirando la puerta cerrada, nos enojamos, decimos ¿por qué a mí no se me abre la puerta?, a la vecina sí, pero a mi no se me abre ni la puerta, o nos enojamos con nosotros mismos, porque nos sentimos inútiles, nos sentimos poca cosa, porque no podemos abrir esa puerta cerrada, o giramos durante años y años alrededor de esa puerta cerrada y nunca se nos abre, y eso que queremos no aparece, parece que siempre hay un obstáculo que nos impide llegar adonde queremos, y en realidad el problema no son las puertas cerradas, ¿no te alivia saber que no es la puerta cerrada el problema? sino que hay que encontrar las llaves, que no las estamos usando. Abrir una puerta cuando uno quiera abrirla, ¿por qué querés abrir una puerta? porque querés expandirte, porque querés crecer, porque querés conquistar, seguir creciendo y cada vez que vos querés pasar una puerta, es porque vos querés conquistar algo. Cuando quise entrar a CNN primero salí en Argentina y luego me fui hasta Miami, no es simplemente por decir: salí en CNN, es porque detrás de eso hay una puerta, hay una conquista que yo quiero hacer, que tiene que ver con el sueño que Dios me dio y tiene que ver con mujeres. Yo sabía que tenía que dar ese paso y abrir esa puerta, para que luego viniera la expansión, o sea que cada vez que hay una puerta cerrada, vos primero tenés que ponerte contenta, porque vos querés traspasar esa puerta para crecer y expandirte. ¿Cuántas quieren crecer más todavía?
 ¿Qué es lo que no nos permite a veces, usar las llaves para abrir las puertas que están cerradas? muchas veces lo que no nos permite usar las llaves son las heridas que tenemos en nuestro corazón, muchas veces estamos heridas por algo, por una frase, por una palabra, por una actitud, por la vida que tenemos, a veces la vida misma que tenemos, donde hemos tenido o seguimos teniendo luchas tras lucha, hace que nos paremos delante de la puerta cerrada y que no queramos usar la llave para abrir esa puerta.
¿Cuál es la herida de tu vida? esa es la pregunta que te quiero hacer, ¿cuál es la herida de tu vida actualmente? ¿Podrías ponerle nombre a esa herida en una frase o en una palabra? mi herida es... cada uno tiene su herida. Ustedes saben que en la antigüedad había una postura, cuando se moría alguien, la persona que estaba de luto se ponía una cinta negra alrededor del brazo, para que todo el mundo supiera que estaba pasando por luto, por una situación difícil, que estaba triste, entonces nadie le iba a exigir que actuara como acostumbraba hacer esa persona, era la señal de que estaba pasando por un mal momento y muchas veces nosotros hacemos lo mismo, llevamos esa herida pegada a nuestro brazo.
 Me van a decir: heridas = abandono supongamos que esa persona lucha por el abandono, lo tiene escrito en una cinta en donde se lo atan al brazo, otra herida es depresión, traición, temor, violencia, golpes, rechazo, adicción, manipulación, infidelidad, desprecio, miedo. Imagínense que todas nosotras fuéramos con esta cinta caminando por la vida, todas ellas mostrando que esa es la herida de su vida y que lucha todo el tiempo con esta herida y las llevan para siempre, para que nadie las moleste, que nadie les pida nada nuevo, que nadie les exija nada, porque cada una de ellas está luchando con su propia herida y con su propio dolor, y no se quiere sacar esta cinta, a veces las mujeres y los hombres hacemos esto. Estas mujeres  están  muy doloridas por la vida, las maltrataron  y se juntan con el dolor, caminan la rechazada, la abandonada, la adicta, no hay consuelo para ellas, viven así toda la vida.
 Nuestras heridas no nos permiten muchas veces abrir puertas, usar las llaves para abrir puertas, hay mujeres y hombres que tienen la herida escrita y se ve a simple vista, y hay otras personas que no tienen esa herida a simple vista, pero cuando uno empieza a buscar un poco en su vida, se da cuenta que va a llevando esa herida y esa herida cuando llega a una puerta cerrada, parece que se ve más, porque cuando tenés que usar la llave no te atreves a usar la llave, porque la herida aparece: no voy a poder, no lo voy a lograr, yo siempre fui abandonada, a mí siempre me pasaron cosas malas, lo bueno nunca va a venir a mi vida, entonces todos llevamos una herida escrita que cuando aparece la puerta cerrada se activa con una fuerza.
¿Qué porcentaje ocupa en tu vida esa herida?
¿Qué espacio  de tus pensamientos 40, 50, 60, 80, 100 %? te levantaste de la mañana hasta la noche pensando en esa herida, ¿qué porcentaje ocupa tu herida en tu vida? ¿Cuánto de tu pensamiento?
 Una herida es un tema que te preocupa y que organiza tu vida, o sea, vos no organizás tu vida, tu herida organiza tu vida, tu dolor organiza tu vida, porque hoy hay gente que tiene la herida de la muerte de un ser querido,  organiza toda su vida alrededor de la muerte de un ser querido, sabe que tal día en la semana va al cementerio a llevarle flores al muerto, sabe que tal otro día le prende una vela al muerto, tal otro día hace un recordatorio por el muerto y sigue atado a esa herida  y toda su agenda toda su vida gira alrededor de la herida, o tal vez tu agenda gire alrededor del abandono, cada relación interpersonal que hacés tiene que ver con el abandono. Pero tu herida lo que tiene que lograr es ejercer la suficiente presión positiva para tirar abajo la puerta que está cerrada, o sea para tomar la llave correcta y abrir la puerta. Tengo las llaves.
 ¿Cuántos están seguros de que tienen las llaves?
¿Qué es la llave? las llaves son estrategias para abrir esa puerta cerrada, porque ya dijimos que el problema no es la puerta cerrada, sino que tenemos que usar las llaves correctas para abrir la puerta correcta. Siempre hay una estrategia para abrir esa puerta cerrada, el caso del bíblico Jericó donde Dios le da la estrategia y le dice: ustedes van a dar seis vueltas, una por día durante seis días, al séptimo día van a dar otra vuelta, van a dar siete vueltas alrededor de la muralla y la muralla va a caer y Josué le agrega y van a ir en silencio adelante van a ir las trompetas pero van a ir en silencio, ¿cuál era la estrategia?¿cuál era la llave? el "silencio". No era la cantidad de vueltas sino que las tenían que dar en silencio, ¿por qué? porque Dios ahí  les estaba curando una herida, ellos habían ido por todo el desierto murmurando, maldiciendo, nos vamos a morir en el desierto, no vamos a salir vivos de este desierto, ¿por qué no nos quedamos en Egipto? que está permanente y constante, entonces la orden es "vayan en silencio" porque si antes cuando el pueblo murmuró, las puertas no se abrieron, ahora con esta llave que les doy, los muros se les van a caer y tal vez sea una llave que Dios quiera darte en este día el silencio. ¿Qué significa el silencio? hasta ahora para lograr abrir esa puerta lo único que hice fue quejarme, lo único que hice fue maldecir, lo único que hice fue decir, no lo voy a lograr y Dios te dice: la llave es el silencio.  Especialmente las mujeres, tal vez tengas que hacer silencio con tus hijos, decís: ¿por qué mis hijos no cambian? tal vez tengas que hacer silencio, el silencio es una llave que entra en la puerta correcta, tal vez vos hablaste mucho, decís, pero mirá, no me hace caso, no me obedece, es un desobediente, tal vez tenías que hacer silencio dentro tuyo y hacerle silencio a él, porque el silencio es una estrategia divina para cortar toda murmuración. ¿Cuántas veces murmuraste frente a cosas que no te salían?, ¿cuántas veces te quejaste cuando las cosas no se dan como vos querés? y tal vez hoy debas aplicar la estrategia del silencio, ¿podrás hacer silencio para que la puerta se abra?, ¿podrás usar esta llave del silencio?, ¿en qué área tenés que usar silencio? ¿En tu economía? Decís, la plata no me alcanza, mirá lo que tengo que comprar, nunca me puedo vestir bien, nunca puedo salir adonde quiero, no tengo las vacaciones que me gustan, siempre termino acá, nunca llego para pagar el alquiler y Dios te dice: hacé silencio:
- Frente a tus hijos hacé silencio
-Frente a tu pareja hacé silencio.
 Qué llave difícil es para usar para las mujeres, es difícil de usar, pero hay que cortar tu murmuración y tu queja constante, porque a vos ya se te hizo un deporte la queja, no es que lo hacés porque sos mala, ni porque tenés ese pensamiento, sino por costumbre, te quejás por costumbre, hablás mal por costumbre, pensás mal de vos por costumbre y Dios te dice, te voy a dar la llave y cuando uses la llave del silencio, la puerta que estaba cerrada la vas a abrir.
Cada uno de nosotros tenemos que descubrir cuál es la llave correcta. ¿Y cómo sabés en primer lugar que vas a abrir esa puerta cerrada?
Primero, teniendo la llave, todos tenemos llaves que Dios nos dio. ¿Saben quiénes son los que tienen las llaves? los dueños, porque si vos sos inquilino, tenés por un tiempo la llave, si vos sos amiga o amigo, tenés por un tiempo la llave del departamento de tu amigo, pero si vos sos dueño, la tenés siempre y acá en este lugar, como somos hijos de Dios, somos dueños de las llaves. Tengo las llaves.
Sos poseedor de la llave, cada vez que te encuentres, o te enfrentes a una puerta cerrada tenés que mirar tus manos, o tenés que mirar tu bolsillo, o tenés que abrir tu cartera, porque ahí  hay llaves espirituales que Dios te dio, porque el problema no es la puerta cerrada, es que hay llaves que no estás usando y Dios te dice, yo te di las llaves, amén.
¿Cómo pude hacer CNN en Miami? estando en Argentina dije voy a hacer un viaje a Miami y digo, pero ahí está CNN, por lo menos está la sucursal y escribí un correo a Glenda Umaña que era la que me había invitado para salir acá, en Argentina, y le dije la fecha en la que iba a estar en Miami, ¿qué te parece si hacemos algo en el programa Noti-mujer y ella me respondió que sí ¿cuál es la llave que usé?, ¿la del éxito?, ¿la pregunta?, ¿la del deseo?, ¿la de la preparación?, ¡no! la llave que use fue "pedir" ¿no dice la Biblia que el que pide recibe?, pedí mirá voy a estar, ¿qué te parece si salgo allá?, claro que si Alejandra, va a ser un gusto tenerte en CNN, pedí, y tal vez la llave que estás necesitando para abrir la puerta sea simplemente pedir. Cuando uses esa llave la puerta se va a abrir.
Hay cosas que las tenés que pedir nada más, tal vez le pediste a otra persona, no a la persona encargada ¿le pediste a la persona que te puede abrir esa puerta? Pedí, no manguées una cosa es manguear y otra cosa es pedir, y nosotros no somos de manguear, pedir con altura, sabiendo que cada vez que hay una puerta cerrada vos lo único que querés es expandirte, no es simplemente para decir, se abrió la puerta, sino ahora voy a tomar el terreno que hay detrás de esa puerta.
Primero, tengo las llaves, hay una llave que Dios te dio, no te dió una sola sino que te dio muchas, pero hay una que abre la puerta que hoy en tu vida está cerrada. ¿cuál es la puerta que está cerrada? las llaves están en tus manos, el problema no es la puerta cerrada, el problema es que no estás usando la llave y la estrategia que Dios te dio.
En segundo lugar ¿cómo abro una puerta?
Probando llaves, cuando vos llegás a tu casa y no ves nada, está todo oscuro, ponés cualquier llave y vas probando cuál abre, tenés que probar y probar significa probar, si esta no fue, agarro la otra, si el silencio no me sirvió para nada es porque tal vez no sea el silencio, tal vez sea pedir, si pedir no me sirvió para nada es porque tal vez tengas que usar otra estrategia otra llave. Tengo que proba mis llaves, proba y descarta.
Leía de una  mujer que toda su vida había sido abandonada, la herida del abandono, por su papá primero, que se separó de su mamá, luego fue abandonada por su mamá, la dejó con una abuela, luego ella fue abandonada por su primer pareja, con la primer pareja tiene una hija, la hija se hizo adolescente se va de la casa, se va a otra ciudad para estudiar, y no vuelve nunca más a  la casa, sin decirle nada a la madre, o sea otro abandono, y así como una sucesión de parejas, va siendo abandonada y el temor más grande decís, otro abandono más y me va a terminar matando, si a mí me abandonan otra vez yo me voy a terminar muriendo, porque ya no soporto el abandono, me va a  llevar a la muerte. Se vuelve a casar con otro hombre, por esta necesidad de tener a alguien al lado y de sentirse abandonada, se casa con un hombre y de estar unos meses bien y a los meses al hombre le agarra un ataque de asma, y va al hospital y el médico le dice: señor usted se tiene que mudar del lugar, no puede vivir acá, necesita ir a la montaña, con otro clima para poder vivir, sino yo no le doy garantía de que usted viva, porque lo que usted tuvo fue muy fuerte. Y el hombre le dice a esta mujer: yo voy a arriesgarme, voy a vivir la vida que yo quiero, no quiero esconderme más, eso significaba que se quedó en su casa y a él le gustaba trabajar la madera y sabía que si trabajaba con la madera, con todo el aserrín eso lo iba a terminar matando y ella en su interior tenía otra vez el miedo al abandono y dice que por dentro trataba de equilibrarlo a él, que por favor se mudaran a la montaña, que sino él se iba a morir y la iba a dejar, y si la dejaba ella era la que si iba a morir, pero dice que lo gritaba por dentro, pero no lo podía decir, porque se estaba probando algo a si misma, así estuvo todo un año y dice que ese año fue el año más feliz, porque ella permitió que él viviera como él quería, haciendo lo que él quería, y ella trató de vivir al lado de él sabiendo que lo tenía, al año este hombre muere de otro ataque que tiene y esta mujer vuelve a quedar sola, pero esta vez con la sensación de que había vencido. ¿Y por qué había vencido? porque ella pensó siempre, que el abandono era la muerte y en este caso ella no murió, pudo seguir adelante, se dio cuenta que tenia la resistencia, cuando dejaba libre a alguien, que mientras retuvo, la muerte estuvo a su lado, pero cuando ella soltó, pudo pasar esa experiencia  sin sentir que otra vez se iba a morir y haciendo feliz a la persona que tenía al lado.
A veces hay que seguir probando en la vida, a veces creés que esa llave que te dijeron, que ya intentaste una vez te va a salir, pero tenés que volver a probar, tenés que volver a insistir con esa estrategia, tenés que decir, bueno, esto no funcionó, voy a lo otro, no me voy a morir porque esto no me haya funcionado.
Para abrir una puerta tengo que tener llaves. Tenés que probar cuál es la llave correcta. Tenés que querer abrir esa puerta.
Y esto que parece lo más fácil es lo más difícil. Decís bueno, si estoy delante de una puerta y me quiero expandir, es lógico, pero a veces no queremos abrir esa puerta, a veces nos da miedo abrir esa puerta. Un día hablé con una chica muy jovencita, me decía, yo quiero la independencia, pero en realidad me da  mucho miedo ser independiente, me da mucho miedo que mis papás no estén, me da mucho miedo tener que ir a trabajar y arreglarme sola, ¿por qué? yo sé que esa llave es la que abre el sueño la puerta que yo quiero, pero no la quiero usar porque me da miedo. A los hijos adolescentes les da mucho miedo no tener padres, creen que los padres son eternos, que van a vivir para toda la vida con esos padres, y hay mucho miedo, y cuando tienen que salir al mundo a muchos les cuesta, tienen la llave, la capacidad, lo podes hacer, le decís, lo vas a lograr, te preparaste, tenés conocimiento, pero no quieren usar las llaves, muchas veces nosotras, mujeres, no queremos usar las llaves, la estrategia que Dios nos dio, porque estamos más cómodas usando la llave ajena, usando la llave que otro ya probó usando la llave que mi marido siempre usó, ¿para qué ponerme yo a probar mi llaves?
En tercer lugar tenés que querer abrir esa puerta y tal vez, cuando abras esa puerta lo primero que te pasa es que te toquen la herida que vos no querés, por eso no querés abrir puertas, porque Dios te dice, te tengo que sanar, tal vez la llave para abrir, esa llave es que perdones a alguien que todavía no pudiste perdonar, como cuesta usar esa llave. Es sencillo, Dios te dice la estrategia, la llave es el perdón, perdoná a esa persona y la puerta se abre, miren que llave sencilla, sabemos que la tenemos que usar, pero no lo queremos hacer, no queremos perdonar, porque nos dañó tanto, nos lastimó, que no queremos, tal vez haya alguna persona que tenga que perdonar a alguien y el día que la perdone, yo no sé si será tu llave, pero tal vez sea, y hay que probar, tal vez sea perdonando a esa persona que se te abra la puerta, que se abra de par en par , tal vez la obediencia es la llave correcta, obedecer a alguien y vos no querés escuchar, esto es para los adolescentes especialmente, yo los bendigo realmente y tal vez la obediencia a tus papás sea la llave para que se abra esa puerta de trabajo, esa puerta en el estudio, o esa puerta con una pareja, tal vez sea la llave que estás necesitando la obediencia. Tal vez la otra llave sea el amor desinteresado, dar desinteresadamente a alguien, tal vez la otra llave sea la comprensión hacia el otro, alguien que te está hablando de lo que le pasa y vos no podés comprender su situación, porque estás metida en tus problemas y en tus cosas, y tal vez el salir y comprender, escuchar al otro, comprenderlo sea la llave para que la puerta se abra.
¿Cuál será la llave que tenés que usar vos? el perdón, el amor incondicional, el acercarte a otros, escuchar a otros, la obediencia, alguien que no querés obedecer ¿cuál será la llave que Dios te está diciendo en este tiempo, que va a abrir esa puerta cerrada? tal vez no podés usar una llave porque la maldijiste y eso también lo tenés que ver ¿habrá alguna llave que maldijiste que dijiste esto a mí no me sirve? esto a mí no me da resultado, el otro la usa y le sirve a mí no, y ni siquiera la probaste, pero ya la maldijiste de entrada, las llaves maldecidas te cierran puertas y dice la Biblia que cuando vos cerraste una puerta, nadie la puede abrir y si vos la cerraste con tu boca, no la podés abrir hasta que uses la estrategia correcta.
 Yo quiero preguntarte ¿cuál es tu puerta cerrada? porque ese no es tu problema, sino la llave que tenés en tu mano, que no estás usando, ¿cuál será la llave que maldijiste?, ¿cuál será la llave que hace tiempo Dios te mostró, pero hasta ahora, por orgullo tal vez, no la usaste? por creer que no podías, qué voy a probar esto si es una tontería ¿esta tontería tengo que hacer?, y si, a veces Dios te pide cosas así, para ver tu fe, a este pueblo le hizo rodear el muro durante tantos días caminando en silencio, parecía una tontería, como gente preparada para la guerra que tenía que tomar una ciudad, iba a estar esperando que por caminar alrededor del muro, los muros se cayeran, y sin embargo Dios le dio la llave correcta.
Dios hoy te va a mostrar la llave correcta, y yo te puedo asegurar que hoy se te va a abrir esa puerta que por años estuvo cerrada, porque somos los dueños de la llave, todos tenemos llaves, solo tenés que elegir la llave correcta.

( ver entrevista de Alejandro Fantino a Alejandra Stamateas: http://www.mundoeva.com/entrevistas/15952-alejandra-stamateas-aalejandro-fantino)

 

Escribir un comentario


enlaces

Statcounter

Joomla Templates by JoomlaVision.com